A los que amaron a mujeres difĂ­ciles y acabaron por soltarse

— Concha Buika