Mis Dioses están en la tierra, no en otro lado

— Julio Cortázar