No voy a despotricar aquí en contra de las señoras que contestan su teléfono para tener una conversación en medio de las funciones de cine. No. Tampoco voy a desearle mal a la gente que patea los asientos, constante y sistemáticamente, durante una proyección.  Ni voy a maldecir a las parejas simplonas que comentan todo y ríen por todo.

Pero es que se debe callar para conmoverse, maldita sea.
Permítan a ustedes mismos conmoverse ¡hijos de puta!

Y bueno, ya en el centro y con el corazón blando: Son pruebas que la vida nos ofrece y en esos días, todos en la sala daremos por superada una visicitud más que se nos ha puesto en nuestros caminos.

Para mí ver películas es algo sagrado, es mi templo. Una o dos veces, apenas, he podido compartirlo con algo de placer. Y verán ustedes, siempre lo dudo.

El mejor público está en el festival de cine francés. Y esto es, en parte, a que las salas no se llenan.

El mejor público consiste de abuelitos, niños ricos y freelancers. Yo soy esto último, también un poco de lo primero y Dios me libre de los del medio.

Todos estos perfiles tenemos algo en común y es la comunión cinematográfica. Entramos todos: los abuelitos, los niños ricos y los freelancers, ceremoniosos, solemnes, ya meditativos, listos para transportarnos, a media tarde -ya este es el mejor indicador para una audiencia que se hace respetar- ¡como reyes! a media tarde de un sagrado día laboral, a la sala de cine.

Los freelancers y los abuelitos, entendemos por igual que son estas películas -las del cine francés- que nos van a requerir siempre y en todo momento. Por tanto, vamos a degustar una bebida mínima, siempre saludable. Un chocolate blanco si nos sentimos extravagantes ese día; si queremos exaltar el espíritu.

Los niños ricos vienen a menos. Ya no los hacen como antes. No guardarán silencio los niños ricos, comerán frituras en la sala de cine; como salvajes comen cosas que hacen ruidos y, hablarán de otros niños ricos.

Solo el abuelito, el niño rico o el freelance tendrán la diligencia para asistir a todas las funciones de un festival de cine francés, todo entregarán para vivir la utopía y recibir así, su máxima recompensa: Una sala vacía, solo para ellos y el silencio.

The Criterion Collection tiene esta serie de videos en donde da tres razones para ver una película, puede ser un clásico o cine contemporáneo.

Con La vie d’Adèle conocí a Abdellatif Kechiche y lo que sigue es descender por su trabajo.  De entrada, L’esquive ya me pareció el inicio del camino, ya está presente el ojo y poesía al que llega con La vida de Adèle; Black Venus y algunas más ya están en cola.

gif_gifsicle_30_28a70e4a93

El cine es una madre que ha parido a sus hijos -ingratos todos- uno a uno.  El cine cada vez lo hace mejor.  Frances Ha, es entonces, la celebración de ese constante parir.

+

Calles y zonas cuadradas, mercados cuadrados, casas cuadradas, centros comerciales cuadrados,  mentes cuadradas.

Ahora que camino más por la Ciudad me siento más seguro, y no es sólo por la técnica del libro de turno.  Si bien este nuestro progreso gris (del que habla Lucía Escobar, refiriéndose al color predominante tan representativo de la capital) es la cruz, (una disculpa por la referencia medieval, pero así salió) debería ser detonante más que resignación.

Será que un blanco en movimiento es un blanco más difícil.
Pero lo cierto es que hay algunas ventajas:

  • Más ejercicio.  (mejor que no hacer ejercicio)
  • Evito así, varias rutas del bus. (las más peligrosas)
  • Es más rápido.  Paso menos tiempo en el tráfico, mientras todos están parados, yo avanzo.
  • Muy poca gente lo está haciendo.  Hay espacio xD
  • Una calle o avenida nueva cada vez, para ver qué lugar interesante hay.

Uno de mis recorridos favoritos es en zona 9, hay un sector grande donde aparece un grafiti nuevo cada cierto tiempo. Algunas veces he encontrado al artista haciéndolo, cosa que ha sido agradable como pequeña recompensa…  viendo por tercera vez Bullets Over Broadway hace unos días, me reencontré con la siguiente frase:

Por cierto que, La Revista Capiusa estará haciendo su torneo de ilustración en un centro comercial, cosa que me parece muy interesante y llamativo, buena medida para recuperar ese tipo de espacios xD

Así que para la próxima, bajen dos paradas antes para caminar.

 

Interiors (1978)

Escrita y dirigida por Woody Allen; aquí no participa frente a la cámara.  No es una película fácil, es bella sí, también hay terror.  Diane Keaton venía de ganar el Óscar como mejor actriz con Annie Hall en el 77, para que se hagan una idea.  Nuevamente en el casting participa Juliet Taylor.  La inquietud en este caso sería saber más del trabajo de Mary Beth Hurt que desconozco en este punto del espacio-tiempo.

Descubrimiento Musical

Sólo dos canciones aparecen en toda la película y no tienen relación con lo que sucede. No se dejen llevar tanto por los sonidos ésta vez.  Benny Goodman aparece en otras películas, no será la última vez que se menciona.

Wolverine Blues de Benny Goodman

Frase

Estaba dividido con la frase que me atrapó:  la escena en la que Renata (Diane Keaton) está en el psiquiatra resume bien la película; luego en una reunión familiar, Joey (Mary Beth Hurt) dice:  How do you figure out the right thing to do?

Y ahí está, me convenció; traedme dudas, yo pongo la coca cola.

Por primera vez tenía la oportunidad de analizar el suicidio.  El tema me era ajeno.  Hasta que conocí un caso real, escuché algo y ya no era tan lejano; luego llegó Camus que había dicho: no hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio.  Y después me topé con los cursos de filosofía que les recomendaba en un post anterior, muy interesantes. (llamó mi atención la forma de abordar el tema por parte del catedrático, visiblemente nervioso; al cubrir las teorías y demás cuestionamientos expresa preocupación finalizando la clase porque, como él mismo lo hace saber, el suicidio sigue siendo común entre los más jóvenes y sus alumnos entraban en ese rango)

Y entonces, como que todo terminó de cerrar, es de las favoritas.

La idea nace como excusa para tener y descomponer en un solo lugar mis momentos favoritos en las películas de Woody Allen.  Eventualmente saltaré a otras épocas y géneros.

No hay existencialismo y/o filosofía, no es la intención. En un mundo ideal ustedes le dedican tiempo a la película y ya nos contarán.  La idea es separar momentos, lugares y sonidos, encontrar y conocer, la música que se utilizó y la frase que te saca una carcajada o es generadora de ideas; lo más evidente si lo quieren ver así.  Sin más, aquí vamos:

Hollywood Ending (2002)

Cada escena es una fotografía.  Sólo tendría que anotar como pendiente conocer a Juliet Taylor, veo desfilar su nombre en cada una de las películas que me gustan.  La reunión en el Bemelmans Bar es un detonante en la trama de la película y con justa razón, el momento al que hago referencia tiene mucha energía y es muy divertido.  Téa Leoni es encantadora, para no perdérsela o para perderse, que no es lo mismo pero es igual.

Un final conmovedor e inesperado.  ¡Gracias a Dios existen los franceses!

Descubrimiento Musical

It’s Been So Long de Edmond Hall

Frase

Sex is better than talk, ask anybody in this bar.