Que divertido es ver y escuchar a Sóley. Con letras tan oscuras, con tanto misterio, con tantas sentencias, habrá que sanar los ambientes.

Será entonces con una carcajada entre melodía y melodía que Sóley cerrará los portales que abrió hace segundos.

Como observador y catador de KEXP, no puedo ignorar estos estos ritmos, no puedo ignorar estos movimientos.

Con más de cien años de historia, el día de hoy la Huelga de Dolores no logra más que provocar pena ajena en la mayoría de casos.  Lo anterior para los más observadores.  Risas nerviosas y carcajadas para los más, diríamos, relajados.

Este año no tengo el más mínimo ánimo de ir a ver borrachos y caminar entre basura.  Probablemente sólo publique un facts about en el que ya trabajo.  También deseo publicar algo relacionado con la historia de Oliverio Castañeda, que ya sólo va dando para ver y hacer desfiles de nostalgia.

Como dicen los Volver:

no quiero oír quejas
quiero ver propuestas

Ya.