Recién descubrí a Lewis Howes y en pocas horas encontré ya conversaciones de distintas profundidades.

Me gustan las ideas de Elizabeth Gilbert, su observar y transmitir; que pena la película que le hicieron y la actuación de Julia Roberts.  Cringe-worthy, diríamos.  Nunca le creí.

Pero Elizabeth ya nos había cautivado desde el primer segundo que corría en aquella gloriosa charla de TED suya.  El día que uno ve esa charla, tiene que dejar de ver charlas de TED; no hay nada más arriba, esa es la cumbre.

Abracemos a Elizabeth.

De Damas y Caballeros:

Muchá, no soy feminista y probablemente jamás lo seré.  Me ganó el contexto, soy un producto cultural, cada vez lo sé mejor y hace ratos lo decía para mis adentros, me disculpo con el multiverso, me latigo en pasados generales y en otros más bien específicos, costrosos.

También me perdono y busco reconciliación.

No es que conozca mucho del feminism pero cada vez quiero escuchar más y a veces menos, no se crean.  Esto me lleva a buscar estas voces, regreso a ellas constantemente como quien rastrea ideas de apertura e igualdad.  Más abajo les dejo esas recomendaciones, antes un cortometraje:

Ya no hay caballeros

Ahora que en la Ciudad de Guatemala tenemos muestras de un transporte público más o menos eficiente, con buses ecológicos, articulados, con un viejito simpático que nos cuenta secretos de la ciudad mientras llegamos a nuestro destino y toda la cosa -hablo del Transmetro- los usuarios tenemos una indicación clara para seguir:  Deje salir antes de entrar.  No hay excepciones en dicho letrero.  Desde luego, el sentido común, que de común no tiene nada: estará ingresando una persona en silla de ruedas o sin ella y tantos casos más verdad ustedes; por supuesto, vamos a auxiiliarle, al que lo necesite pues.  Aún así, sería conveniente dejar salir antes de asistirle.

Dejar salir antes de entrar a las unidades es lo más eficiente para todos.

Ya, adivinaron, salí antes y no dejé entrar primero a tres señoras.  Tres señoras que disponían un ingreso apresurado y violento a la unidad ecológica, articulada, con el viejito simpático que nos cuenta secretos de la ciudad mientras llegamos a nuestro destino y toda la cosa.

Una de ellas, la más grande y entrañable, con la que tuve el encontronazo y titubeo al salir primero, sintió la necesidad de vocalizar con un dolor añejo, melancólico y apolillado:  Ya no hay caballeros.

Las hay todavía, señoras en las calles de la ciudad, esperando a un caballero o la falta de este, para así anunciarlo con el dolor o la victoria del caso.

Si esta señora no fuera la misma que va corriendo de regreso a su casa para atender al marido, al hijo, yo sería un caballero.  Si esta señora no fuera la misma que enseñará a su hija cómo servir a “los hombres de la casa”, a darles más comida porque los señores no pueden levantarse, ya ni hablemos de lavar el maldito plato, yo sería un caballero.

Parafraseando a Rose McGowan: dejen salir primero, tranquilamente, sigamos esa recomendación y yo sería su puto caballero.  You wanna play, let’s go.

Feminist Fridays by Marina Shut Up

Me gusta cómo se expresa Marina, me gustan las ideas.  Colabora con otros sitios y en general siempre hay referencias de actualidad.

Feminist Fridays

Broadly

Vice recién nos presentó Broadly y ya es nuestro nuevo canal de Youtube favorito.

broadly-banner2

Stuff Mom Never Told You

Tengo ratos de conocer este canal, seguro es el más ligero en apariencia para empezar, el sentido del humor ayuda.  Nos ayuda.
Stuff Mom Never Told You

La mención honorífica es para Emy, su canal es variado: yoga, sexualidad, vegan, vida saludable.

Dios la bendiga.

La conclusión, ya quisiera yo una.  Las conclusiones se escriben todo el tiempo.  Solo hay que estar atentos.

Desde siempre me gustó Mythbusters y el rollo de Adam Savage, entre otras cosas resulta que es comunicador. Una lástima que Inquiring Minds dejó de subir videos, aunque el proyecto sigue. Me gustó la conversación, seguro no es el único video que estaré compartiendo de Adam estos días.

Hoy escribí una carta para Preisner.  En ella le agradezco, le agradezco quizá demasiado. En la carta le conté de las imágenes que su música me había dado. Preisner sabe de otras luces. Le decía que aunque breve, era muy importante para mí esa carta. Preisner sabe de otros espacios. Le contaba que aunque distintos los idiomas yo algo lo entendía. Preisner sabe de otras voces. Escribí algo mínimo de mis océanos y de los suyos.  Preisner sabe de otras inmensidades. Describí, por último, el recorrido de la carta.  Preisner sabe de otros viajes.  Preisner no tiene que leer la carta pero yo debía escribirla.

Uno pasa por fortuna, la etapa en la que se castiga y se pregunta por qué le gusta algo tan ajeno y lejano, pero todo está más cerca en internet, las culturas convergen, que la alienación, que hay que buscar dentro de uno mismo.  Es que cómo negarlo, las cartas para el mes de julio son lejanas, y por momentos quizás ajenas, pero las disfruto:

La segunda serie de videos inició este mes:

El canal de la cineasta Emily Diana Ruth en youtubetwitter.

Hay que escuchar a Jerry Seinfeld hablar acerca de su proyecto más reciente, cómo lo imaginó, cómo lo ejecuta, edita y vende.  Queda claro que hace lo que quiere desde hace años, con sus giras de stand-up y con ideas como ésta serie que a la fecha de éste post, inicia con su tercera temporada.

f509c8ee48c1a4e3b87c96f2e6961

Los detalles acerca de la misma están en una conversación con Letterman.  Y el inicio de la tercera temporada.

La dinámica no es nueva, antes ya me había capturado la serie de videos realizada por Dave Koechner/CollegeHumor: