[…] y no sean demasiado blandos con ustedes mismos.

— Lama Ole Nydahl