Qué quedaba, a un infeliz aprendiz de la vida

— Efraín Recinos