Primero hay que saber sufrir

— Virgilio y Homero Expósito