Diálogos de una ciudad perdida II

Una señora caminando aprisa a mi derecha se dirige a su hija de unos diez años con falsa y putrefacta autoridad:

– Apúrese, su papá tiene hambre.

Y así, el traslado de ideas.